×
< All News

Investigación: Desplazamiento ante el cambio climático.

Los últimos cinco años han sido los más cálidos jamás registrados a nivel mundial, y las temporadas de inundaciones de primavera, huracanes e incendios forestales están por llegar, y luego se aproximan los meses de verano que se estiman que serán más cálidos que el promedio. Entre los huracanes en el sureste y los incendios forestales en California, más de 1.2 millones de personas fueron desplazadas por desastres relacionados con el clima solo en 2018.

Más que nunca, dónde y cómo vivimos está siendo afectado por el cambio climático. El cambio climático y la disparidad económica destacan el legado de sistemas intencionales y racialmente discriminatorios que perjudican desproporcionadamente a las comunidades de color y de bajos ingresos. Lo que sucede a menudo es que las mismas soluciones que reducen las emisiones y nos protegen de estos impactos también pueden causar desplazamiento. Ahora, la crisis de COVID-19 enfatiza aún más estas disparidades existentes. Los inquilinos, con menos recursos y menos asistencia de recuperación, son especialmente vulnerables al desplazamiento durante una crisis. Combinado con el hecho de que más hogares de los EE. UU. están habitados por inquilinos que en cualquier momento desde 1965 –muchos de ellos personas de color o de bajos ingresos con inseguridad laboral ante una pandemia– se puede prever una posible emergencia de desplazamiento.

El Comunidades Fuertes, Prósperas y Resilientes (SPARCC, por sus siglas en inglés) patrocinó una revisión de literatura y una encuesta para revelar los vínculos entre el clima y el desplazamiento. Junto con el Proyecto de Desplazamiento Urbano (UDP, por sus siglas en inglés) en la Universidad de California Berkeley y EcoAdapt, SPARCC buscó comprender mejor las interrelaciones entre las presiones ejercidas por el cambio climático y las consecuencias no deseadas de las inversiones en adaptación y mitigación climáticas, y cómo los profesionales están trabajando para reducir los riesgos climáticos y de desplazamiento.

Los estudiantes de primaria trabajan en el jardín escolar, platan vegetales y aprenden sobre la vida vegetal.

Resultados de la investigación

La revisión de la literatura sintetizó los hallazgos de 384 estudios, informes y artículos publicados desde la década de 1970 hasta la actualidad y muestra inequidades históricamente significativas que persisten hoy en día. En estados costeros como Nueva Jersey, las viviendas continúan construyéndose más rápidamente en lugares propensos a inundaciones que en áreas de bajo riesgo. Como resultado, estas comunidades costeras se ven directamente afectadas por las inundaciones, mientras que las áreas cercanas se enfrentan al riesgo indirecto de desplazamiento debido a la escasez de viviendas que se produce al recibir personas que abandonan las zonas de inundación.

La encuesta nacional adjunta de 179 encuestados abarcó múltiples sectores (por ejemplo, vivienda, parques, justicia ambiental o tránsito). Encontró que para el 74 por ciento de los profesionales, los problemas cotidianos como el costo y la disponibilidad de viviendas asequibles se clasificaron como sus prioridades más altas, por encima de los impactos del cambio climático. Sin embargo, un abrumador 91 por ciento estuvo de acuerdo en que el cambio climático está teniendo o es probable que tenga un efecto significativo en sus comunidades, con un 64 por ciento tomando medidas directas para abordar los efectos del cambio climático. Las barreras para tomar medidas sobre el clima incluían dinero y recursos, además de la falta de experiencia técnica y claridad sobre opciones viables.

La literatura también encontró que las inversiones ecológicas, incluidas las viviendas cerca del tránsito y los parques, mejoran nuestra resiliencia al cambio climático al reducir las emisiones o absorber las inundaciones, pero sus beneficios pueden verse atenuados a medida que el valor de la vivienda aumenta. La infraestructura energéticamente eficiente y los techos solares también conducen a valores de vivienda más altos, lo que puede contrarrestar el efecto de los menores costos de energía.

“Necesitamos determinar cómo estabilizar estos vecindarios y mejorar su capacidad de recuperación, sin impulsar el desplazamiento”, ofreció un encuestado.

Soluciones resilientes de las comunidades

De manera alentadora, según lo indicado, el 64 por ciento de los encuestados, de hecho, tienen en cuenta el cambio climático en su trabajo y están motivados por la justicia climática y los valores de equidad. Estos profesionales se centran especialmente en la participación de la comunidad y en ofrecer una diversidad de opciones de vivienda o en el uso compartido de tránsito confiable y vivienda asequible.

Factores que afectan el desplazamiento
El gráfico es cortesía de EcoAdapt, traducción por Andrea Becerra

En Atlanta, por ejemplo, un socio de SPARCC, la Asociación para la Equidad del Sur (PSE, por sus siglas en inglés), se destacó como un ejemplo de caso por su enfoque en conectar las comunidades y aumentar la calidad de vida a través de su programa de Desarrollo Equitativo Orientado al Tránsito. PSE trabaja con la Comisión Regional de Atlanta para involucrar a los miembros de la comunidad en la planificación del tránsito y comprender las necesidades de tránsito para que la ciudad sea menos dependiente del automóvil y evite el desplazamiento.

Los practicantes encuestados ofrecieron otras ideas, incluida la priorización de más formas de integrar la calefacción y la refrigeración pasivas en viviendas asequibles, la reubicación de personas de áreas vulnerables y la protección de tierras para futuras viviendas, así como la implementación de programas de viviendas de transición para aquellos desplazados. Como en la revisión de la literatura, los fideicomisos comunitarios de tierra (CLT, por sus siglas en inglés) –corporaciones sin fines de lucro que desarrollan y supervisan viviendas asequibles y otros activos comunitarios en nombre de una comunidad– y la propiedad comunitaria de la tierra se identificaron como estrategias contra el desplazamiento que pueden ayudar a aumentar la resiliencia comunitaria.

En un ejemplo, el fideicomiso de la tierra de Caño Martín Peña en Puerto Rico permitió a los residentes regresar más rápidamente que otras áreas después del huracán María. Los fideicomisos comunitarios de tierra como este pueden permitir que las comunidades se reconstruyan sin el riesgo de la gentrificación impulsada por el clima.

Nuestra investigación afirma que el medio ambiente, la vivienda, la salud, la equidad racial y las oportunidades económicas están inextricablemente vinculados. Si bien puede haber una brecha entre lo que se está haciendo y lo que se puede hacer, la encuesta subrayó que el desplazamiento y la gentrificación no tienen que ser inevitables para preparar a nuestras ciudades para el cambio climático.

Oportunidades

Existe la oportunidad de continuar encontrando formas creativas para elevar e implementar políticas y soluciones innovadoras que están siendo identificadas por aquellos que experimentan las interconexiones de primera mano.

“Existe la necesidad de un mandato en todo el condado para la lucha contra el desplazamiento que reúna a diferentes agencias […] para analizar el desarrollo con un lente y un lenguaje contra el desplazamiento para mantener a los residentes en su lugar a medida que crecen los desarrollos sostenibles”, declaró un encuestado.

La investigación también muestra que, si bien las políticas contra el desplazamiento tienen el potencial de mitigar las amenazas del cambio climático y otras amenazas a la salud pública, el apoyo al liderazgo reflexivo e informado de las jurisdicciones y comunidades locales es clave para el momento y la efectividad de poner en práctica esas políticas. Si bien aún no sabemos cómo esta crisis económica y de salud actual afectará la vivienda en Estados Unidos, la forma en que respondamos durante este tiempo puede informar nuestra capacidad para responder al cambio climático. Una conclusión importante es que las estrategias que consideran los vínculos entre desastres, salud, equidad e inversión comunitaria, y que ponen a las personas a la vanguardia, pueden crear soluciones a largo plazo y lugares más resilientes y equitativos para vivir.

Newsletter

Stay up to date on the Strong, Prosperous, And Resilient Communities Challenge

* indicates required
Back to top